Un día a la vez

Hoy es el día 16 de cuarentena en México, tal vez para algunos más o para otros menos. En realidad perdí la cuenta y es que últimamente los días son como muy planos, muy rutinarios y aunque el sol está precioso allá afuera, al menos yo, los siento muy grises, así que no se ni qué día es hoy.

Ayer tuve un día especialmente difícil y creo que una de los cumplidos que más recibo es que soy una persona súper positiva y feliz. Lo soy en la mayoría de los casos y siempre intento verle el lado bueno a las cosas y situaciones. Pero como a todos nos pasa, hay días que no y al menos para mí, cuando son negros, son bastante obscuros y muy tristes porque vivo y siento todo muy intensamente.

Cuando empezó todo esto de la cuarentena voluntaria me entró una especie de rush de creatividad y de energía y de querer hacer miles de cosas a la vez: aprender, meditar, hacer ejercicio, mientras que iba a ser mi dieta perfecta, levantarme temprano, leer y aprender a cocinar y así por fin, según yo, cuando todo esto acabara iba a ser la mejor versión de mi misma. ¡Algo nunca antes visto!  

Ayer, por fin me di permiso de sentir la tristeza y sentir el miedo y entender que tenía que detenerme, parar, sentir, despedirme y saber que el mundo va a cambiar, que yo voy a cambiar y que se vale sentir esa especie de “pérdida” a una vida que al menos a mí, me gustaba mucho y me hacía feliz. Tal vez, todo vuelva a la "normalidad" pero creo que definitivamente algo, va a cambiar.

¿Será porque tal vez los looks, los tutoriales de maquillaje y los miles de tips de cómo verte mejor afuera para sentirte mejor por dentro? ¿Van a pasar de moda? Claro que como muchas personas tengo miedo al futuro, esas dudas de qué va a pasar con mi trabajo y qué voy a hacer para sobrevivir. Pero creo que la única certeza que tenemos todos en este momento es que no sabemos que va a pasar.

Creo que parte de todo esto es entregarse al cambio, a una nueva realidad y tener la esperanza de que todo al final, será para mejor. Tal vez, ese objetivo de ser mejores va a cumplirse, pero de una manera inesperada y con bastante trabajo interno. Va a ser momento de hacerle Marie Kondo a ese baúl de los miles de sentimientos que a veces por las prisas, por las incontables actividades y por los dramas de la vida cotidiana, no tenemos tiempo de abrir, analizar, ordenar, agradecer y limpiar.

Espero que estas palabras les ayuden, saber que no estamos solos, que todos estamos pasando por una verdadera montaña rusa de emociones, que aunque no nos podamos ver, es un buen momento para levantar el teléfono y hablarle a las personas que queremos, que se vale parar, que hoy más que nunca se vale no ser perfectas, que se vale estar un día en pijama y cara lavada, otro ponerte maquillaje porque ese día en particular te hace sentirte mejor. Se vale ser y no ser todo lo que queramos. Que no podemos hacer todo, ni como dieta mágica en tres días ser la mejor versión de nosotros mismos, se vale más que nada darnos chance. Ser lindos con nosotros mismos y con los demás y básicamente menos exigentes.  

Estas fotos fueron tomadas en mi azotea hace algunas semanas, claramente no sabía en ese momento que sería lo más lejos que llegaría mi vista en muchos días.

Espero que les gusten, les mando un fuerte abrazo y literal, repítanselo cuantas veces sea necesario: un día a la vez.

Vestido: Malena Foyo

Coat: Malena Foyo

Bolsa: Cult Gaia

Zapatos: Zara

No items found.

Un día a la vez

Hoy es el día 16 de cuarentena en México, tal vez para algunos más o para otros menos. En realidad perdí la cuenta y es que últimamente los días son como muy planos, muy rutinarios y aunque el sol está precioso allá afuera, al menos yo, los siento muy grises, así que no se ni qué día es hoy.

Ayer tuve un día especialmente difícil y creo que una de los cumplidos que más recibo es que soy una persona súper positiva y feliz. Lo soy en la mayoría de los casos y siempre intento verle el lado bueno a las cosas y situaciones. Pero como a todos nos pasa, hay días que no y al menos para mí, cuando son negros, son bastante obscuros y muy tristes porque vivo y siento todo muy intensamente.

Cuando empezó todo esto de la cuarentena voluntaria me entró una especie de rush de creatividad y de energía y de querer hacer miles de cosas a la vez: aprender, meditar, hacer ejercicio, mientras que iba a ser mi dieta perfecta, levantarme temprano, leer y aprender a cocinar y así por fin, según yo, cuando todo esto acabara iba a ser la mejor versión de mi misma. ¡Algo nunca antes visto!  

Ayer, por fin me di permiso de sentir la tristeza y sentir el miedo y entender que tenía que detenerme, parar, sentir, despedirme y saber que el mundo va a cambiar, que yo voy a cambiar y que se vale sentir esa especie de “pérdida” a una vida que al menos a mí, me gustaba mucho y me hacía feliz. Tal vez, todo vuelva a la "normalidad" pero creo que definitivamente algo, va a cambiar.

¿Será porque tal vez los looks, los tutoriales de maquillaje y los miles de tips de cómo verte mejor afuera para sentirte mejor por dentro? ¿Van a pasar de moda? Claro que como muchas personas tengo miedo al futuro, esas dudas de qué va a pasar con mi trabajo y qué voy a hacer para sobrevivir. Pero creo que la única certeza que tenemos todos en este momento es que no sabemos que va a pasar.

Creo que parte de todo esto es entregarse al cambio, a una nueva realidad y tener la esperanza de que todo al final, será para mejor. Tal vez, ese objetivo de ser mejores va a cumplirse, pero de una manera inesperada y con bastante trabajo interno. Va a ser momento de hacerle Marie Kondo a ese baúl de los miles de sentimientos que a veces por las prisas, por las incontables actividades y por los dramas de la vida cotidiana, no tenemos tiempo de abrir, analizar, ordenar, agradecer y limpiar.

Espero que estas palabras les ayuden, saber que no estamos solos, que todos estamos pasando por una verdadera montaña rusa de emociones, que aunque no nos podamos ver, es un buen momento para levantar el teléfono y hablarle a las personas que queremos, que se vale parar, que hoy más que nunca se vale no ser perfectas, que se vale estar un día en pijama y cara lavada, otro ponerte maquillaje porque ese día en particular te hace sentirte mejor. Se vale ser y no ser todo lo que queramos. Que no podemos hacer todo, ni como dieta mágica en tres días ser la mejor versión de nosotros mismos, se vale más que nada darnos chance. Ser lindos con nosotros mismos y con los demás y básicamente menos exigentes.  

Estas fotos fueron tomadas en mi azotea hace algunas semanas, claramente no sabía en ese momento que sería lo más lejos que llegaría mi vista en muchos días.

Espero que les gusten, les mando un fuerte abrazo y literal, repítanselo cuantas veces sea necesario: un día a la vez.

Vestido: Malena Foyo

Coat: Malena Foyo

Bolsa: Cult Gaia

Zapatos: Zara

No items found.

Meet the Author

Sofía Lascurain

Amante del cine, los viajes y los esquites.


Nuesta editora en jefe y fundadora de My Philosophie. Sofía es amante del cine, de los viajes, los esquites y de una buena noche de fiesta con sus amigas. Sus fashion Icons son María Félix, Cher Horowitz, Jane Birkin y Carrie Bradshaw. Ama las mezclas inesperadas y que sus looks siempre tengan un toque divertido.

go back